Carta abierta a alcalde de Curicó

Rancagua, 22 de julio de 2013

Sr. Javier Muñoz
Alcalde de Curicó

Con profundo pesar vengo a manifestar mi más absoluta condena a los hechos acontecidos el pasado sábado 20 de julio, en el estadio Bicentenario “La Granja” de Curicó. No es posible que en un estadio de fútbol y en un espectáculo deportivo pensado para la familia, sucedan acciones tan lamentables como las que realizaron un grupo de mal llamados “hinchas”, que obviando todos los códigos humanos y morales, se mofaron de una tragedia tan dolorosa que nos enlutó y nos sigue enlutando como ciudad.

En mi condición de alcalde de la ciudad de Rancagua, le manifiesto nuestro profundo dolor, compartido no sólo por los familiares de los 16 hinchas fallecidos esa trágica noche en Tomé, sino que sentido por toda nuestra ciudad, región e incluso gran parte del país.

Quiero expresarle que el dolor, que la ciudad sintió esa noche y durante los días venideros, aún no ha sanado, lo más probable es que no logre sanar jamás, y la barbaridad realizada el pasado sábado por una fracción de la barra curicana, trajo de vuelta un profundo sufrimiento, revivió un dolor que vivirá por siempre en la historia de Rancagua.

Sr. Alcalde, quiero compartir con ud., algunos hechos acontecidos ese fatídico nueve de febrero. Las escenas de dolor de los familiares, de la hinchada de O’Higgins, y de la gente rancagüina no los detallaré. Faltarían palabras y líneas para relatar ese sufrimiento. Sin embargo, quiero contar a ud., la gran ayuda, preocupación e invaluables gestiones que realizaron nuestros pares, el alcalde de Concepción, Álvaro Ortiz y  la alcaldesa de Tomé, Ivonne Rivas, quienes, no sólo respetaron el dolor, sino que nos acompañaron a sentir éste y nos ayudaron con lo posible y también lo imposible, para que ese mismo día pudiéramos trasladar los malogrados cuerpos de nuestros mártires.

He querido compartir con ud., esa historia, porque este lamentable hecho trasciende hinchadas, y se transforma en un hecho que empaña a toda una ciudad. Es de nuestro interés, que acontecimientos tan repudiables como éste, no se vuelvan a repetir jamás en ninguna cancha, en ningún estadio, en ninguna ciudad, es de esperar que nunca más en la historia del fútbol, una hinchada rival se burle de una tragedia como la que afectó a nuestra ciudad de Rancagua.

Reciba mis saludos, pero también mi preocupación. Rancagua y Curicó, son ciudades hermanas, son ciudades donde la fuerza de sus hombres y mujeres han hecho que día a día progresen y se levanten. Estas ciudades no deben jamás verse divididas por la lamentable actitud de un grupo de personas, que no entienden, que con el dolor y sufrimiento de madres, padres, hermanos, tíos, abuelos e hijos, no se juega.

Eduardo Soto R.

Alcalde de Rancagua


Llámenos

Central Teléfonica
800 20 90 90

Edificio Central

Plaza de los Heroes 445
(72) 2443500

Edificio Tomas Guaglén

Republica de Chile 592
(72) 2203300

Edificio DGA

Alameda esquina Viña del Mar
(72) 2443700